Playa de Doñana

La Playa de Doñana se encuentra en pleno Parque Nacional de Doñana y está formada por una serie de dunas móviles que hacen de ella una de las playas más especiales de España.

Con más de 30 km de largo, en marea baja esta playa ofrece una pendiente suave con grandes extensiones de dunas y arena blanca.

El acceso a esta playa es posible, aunque no mucha gente decide ir a visitarla, y en la zona pueden encontrarse a pescadores y mariscadores buscando mercancía.

Como ya se ha comentado antes, esta playa cuenta con el fenómeno de las llamadas dunas móviles, las cuales cambian de posición debido al viento que sopla en dirección Suroeste. Además, estas dunas cuentan con una vegetación variada  que da forma a las dunas, ya que al ser pequeños obstáculos para el viento, la arena comienza a acumularse a su alrededor.

La playa Doñana es algo digno de ver, ya que la línea de la costa se encuentra en constante cambio, como corroboran las torres de vigilancia construidas en el siglo XVI que se pueden encontrar a lo largo de la playa.