Protranslate, incondicional para los viajeros

Viajar es conocer y adentrarse a otros mundos, a otras formas y costumbres de vida. Cuando visitamos sitios desconocidos, se abre la oportunidad para descubrir nuevos paisajes, calles, arquitectura y colores, de este modo, es como nos abrimos a la sorpresa y, a su vez, ampliamos nuestro nivel de experiencia, con el tiempo sucede algo similar.

Cada lugar guarda su propia historia que se asoma en su gastronomía, los sabores y aromas conservan la magia y esencia de cada lugar. Los platillos regionales son los que caracterizan y distinguen a un sitio de otro, una personalidad que se va forjando con el paso del tiempo; así existen distintos aspectos que dan a los lugares un significado propio.

Una muestra clara de ello es el lenguaje. En cada sitio las palabras se renuevan, se transforman para dar un nuevo significado a las cosas. Lo mismo sucede con la traducción, lo que aquí se entiende de un modo, allá puede ser empleado para términos totalmente diferentes. De ahí la importancia, no sólo de aprender distintas lenguas, sino de saber traducir al contexto. Para los viajeros, es indispensable contar con una herramienta que permita conocer el significado contextual de las palabras, por ejemplo; Protranslate.net – servicio de traducción profesional, es una plataforma que permite parafrasear y traducir a más de 40 idiomas.

Este tipo de plataformas resultan útiles también para entender el lenguaje en distintos campos como el académico, legal, médico, entre muchos otros, con asesoría de traductores expertos en cada tema. Una plataforma Indispensable para ser usada desde cualquier parte del mundo. Protranslate es el lenguaje universal del mundo.

Son estos pequeños detalles, los que hacen de cada viaje una nueva historia. Sin duda, las palabras, los hablantes locales y el lenguaje conforman gran parte de la identidad histórica, y el tiempo es la parte central de ello, cada instante recorrido en los viajes representa una eternidad para nuestra vida. Basta con hablar del interminable presente del “ahora” o de la promesa del “luego”, la flexibilidad de las palabras es inmensa.

El tiempo invertido en viajar es la suma de conocimiento generado en la experiencia del descubrimiento, de la exploración de cada sitio, de su cultura y su gente. Un aprendizaje que forja la identidad de las personas.