¿Qué reloj me llevo a la playa?

¿Quién dijo que los relojes de lujo son solo para llevar con traje? La industria relojera tiene una larga tradición fabricando piezas capaces de resistir a todo tipo de entornos. Especialmente los acuáticos. Una buena prueba de ello son los Divers, especialmente diseñados para buceadores.

Sin embargo, conviene tener un cierto cuidado antes de poder sumergirnos con él. Por ello, antes de nada, lo primero que debemos de hacer a nuestro reloj es una prueba de sumergibilidad.

Omega Seamaster Profesional Diver 300M Co-Axial Master Chrono

Como ya hemos comentado en la introducción, los Diver están especialmente pensados para afrontar entornos acuáticos con ellos. La renovación por parte de Omega del Seamaster Profesional Diver ha causado una auténtica revolución.

Por primera vez, el Seamaster de toda la vida ha afrontado un lavado de cara espectacular. Estrena un Calibre 8800, superior a nivel de precisión del 2500 que llevaba anteriormente.

La cerámica del bisel, por ejemplo, también es nueva. Asegurando una mayor resistencia. Es una opción más que interesante, especialmente si tenemos en cuenta que el precio se sitúa por debajo de los 5.000€.

Puedes buscar opciones aquí.

Rolex Gmt-Master II Everose Gold

Si estás buscando un reloj con el que disfrutar todo el verano (y toda la vida) no hay mejor opción que el GMT Master 2. Además, la función GMT te permite saber qué hora es en tu casa y en la zona de la playa a la que estás pensando acudir, por ejemplo.

Además, la combinación de colores que ha estrenado Rolex para esta pieza es una de las más interesantes que vamos a poder conocer en este año. Como toda pieza de la marcade la corona, es ciertamente complicado hacerse con uno. Hay listas de espera de más de dos años.

Sin duda, una de las mejores opciones para este verano. Nadie duda de la calidad de Rolex a la hora de fabricar sus mejores relojes. Siendo una de las marcas con más historia de toda la industria junto con Patek Philippe, Vacheron y Jaeger LeCoultre. Aunque, eso sí, no es de las más baratas. En este caso, el precio es bastante superior al anterior. Con un total de 36.000€.

Tudor Black Bay

Muy en la línea de los anteriores, Tudor tiene otra gran propuesta para este verano. Que no es otro que uno de sus relojes más especiales, el Black Bay. Manteniendo su estética original, actualmente es posible encontrarlo por un precio que no supera los 3.000€.

Empezando por el tamaño, es una de las únicas piezas que hay en el mercado que es capaz de asombrar tanto a las personas con muñecas estrechas como a las que tienen los brazos más grandes. Además, y gracias a sus acabados, cuando el sol incida sobre su armis, denotará una belleza que será imposible de igualar por cualquier otro reloj que se posicione en su mismo rango de precios.