El norte peruano se caracteriza por unas playas idílicas donde el verano se vive a un ritmo incesante y la calidad de las playas nada tiene que envidiarle