Pamukkale

Este es un lugar en el que parece ser que las piscinas se encontraran en estado de congelación sobre las nubes. Su nombre significa “castillo de algodón” en turco, y se trata de un lugar de gran atracción turística que ofrece piscinas termales, que mantienen una temperatura templada, podríamos decir en la mayor parte del año. En el año 1988 recibió la denominación de ser patrimonio de la humanidad ya que llevan una actividad por sobre lo que es un resto calcificado de un volcán y es el producto de la actividad del volcán que se encuentra allí abajo. Por año alrededor de 200 litros de agua brotan y forman estas piscinas de agua con una temperatura que varia entre los 35ºC y los 100ºC.

 

Esta ubicado sobre el valle del Río Menderes al sudoeste de Turquía, y hoy por hoy el gobierno de este pasi se encuentra en plena lucha por su conservación alejada de cualquier actividad de la mano del hombre que pueda estropearlas. Se dice que quieren hacer un complejo hotelero en sus cercanías ya que por aquí han pasado centenares de personas. Si se llevara a cabo este plan no seria mala idea, al contrario, seria la oportunidad para que muchas personas puedan asistir a presenciar lo bien que hace visitar esto lugares y a su vez el paisaje hermoso que las rodea, la nieve cubre todo de blanco y hace que sea verdaderamente el sueño de estar entre las nubes.

Este increíble fenómeno genera la producción de capas gruesas y blancas de caliza que hacen una bajada en forma de cataratas sobre la montaña, dando asi la impresión de que te encuentres parado en frente de estas y que estén congeladas. Antes de poder ser declarada como patrimonio, la Unesco tuvo que observar detalladamente los inconvenientes que había debido al descuido sufrido por aquellas personas que carecían de información acerca de su importancia.