Cuando me puse la mochila a los hombros para irme unas semanas a Inglaterra no sabía lo que me iba a deparar este viaje. Quería ver qué tan