Marruecos, un destino diferente

©Carlos ZGZ

Marruecos, país situado al norte de África y bañado tanto por el océano Atlántico como por el mar Mediterráneo, cuenta con aproximadamente 33 millones de habitantes, una región que te brindará infinitas posibilidades si eres un aventurero que esté dispuesto a conocer la región a fondo. Una cultura que sus ciudadanos se han empeñado en conservar a lo largo de los años, pese a la cantidad masiva de turistas que lleva acogiendo este país en los últimos tiempos. Podrás recorrer las medinas (parte antigua de una ciudad árabe), trasladarte en burros o incluso dormir en una jaima (una especie de tienda de campaña usada por los pueblos nómadas) en pleno desierto del Sahara.

Además, podrás disfrutar de la artesanía local, única en el mundo, que es testigo palpable de toda la cultura histórica que identifica a Marruecos, puestos callejeros en mercados con artesanos de un nivel y conocimiento de su profesión que te asombrará. En dichos mercados, también podrás degustar los platos tradicionales más emblemáticos del país, como los tajines, un guiso caliente de carne muy especiado, el cuscús, o la Maakouda, una bola de patata frita que es común tomarse de aperitivo y que te sorprenderá.

Marruecos es un destino que ofrece una geografía muy polivalente, puesto que cuenta tanto paisajes montañosos y rurales, como extensos desiertos y, como ya hemos comentado antes, está bañado por dos aguas diferentes, lo que hace que la región se divida en cuatro territorios distintos. En la zona norte, donde se producen veranos templados e inviernos húmedos, ideal para disfrutar de las playas marroquíes, con una temperatura agradable durante todo el verano, aunque estas aumentarán considerablemente según avancemos hasta el centro del país. Por ejemplo, en Marrakech se pueden llegar a dar los 38ºC, si bien en invierno las temperaturas se vuelven más neutrales. Si nos desplazamos al sur, nos encontraremos con los paisajes más desérticos de la región, con veranos que pueden alcanzar los 40ºC, teniendo en cuenta que sus inviernos suelen ser más agradables, siempre con la precaución necesaria ante los bruscos cambios de temperatura nocturnos. Por último, las zonas montañosas del país, la cordillera del Atlas, con inviernos que pueden bajar de los 0ºC y durar hasta medio año.

Todo ello hace de Marruecos un destino distinto. Sus habitantes y sus costumbres, los artesanos y gastronómicos callejeros, la diversidad en su clima y en sus zonas geográficas, una diversidad que te cautivará y hará que nunca olvides la visita a este país tan exótico a su manera.

Queres recibir ofertas de viajes en tú email?

Sumate a nuestra lista de correo y recibí ofertas de viajes por email!

Tags:

Comentarios

Queres recibir ofertas
de viajes en tú email?

Sumate a nuestra lista de correo y recibí ofertas de viajes por email!